Menu

Liderazgo como motor de tolerancia y cultura

By dramblys blog | encuentros

May 13

Un bosque tras un monasterio con veinte personas de tres continentes. En un pueblo de tres mil personas en un recóndito paraje de Sicilia, del 4 al 12 de Abril.

¿Quién diría que éste pequeño pueblo italiano -Petralia Sottana-, el de las miles de cuestas, sería la meca del conocimiento sobre trabajo en equipo durante una semana?

Pues nadie, pero así lo fue. Y el ambiente no podía ser mejor: Tranquilidad. Lo que nos permitió centrarnos en lo que era realmente importante: Las personas.

Todos nos reunimos en Palermo antes de ir a nuestro querido monasterio, y claro, nadie se conocía. Pero nuestros maravillosos host de la asociación InformaGiovani Sasha, Ode o Meryem sabían cómo se solucionan estas cosas en italia… con pizza. La mejor forma de empezar un training course.
Aunque el TC tratara sobre audiovisuales, el background de los compañeros era de lo más variopinto. Economistas, educadores sociales, voluntarios, directores de fotografía, empresarios y pequeños gurús con un corazón enorme 😉
Y con la pizza italiana se desató lo que estaba esperando para nosotros: energizers -god bless energizers!-, liderazgo, cómo afrontar un choque cultural, educación no formal, intercambio cultural y sobre todo.., ¡audiovisuales!

Después de conocernos, todo fue muy rodado. Dinámicas de grupo para conocernos entre todos más los momentos en petit comité hablando de la vida hicieron que todos nos tratáramos como una verdadera familia. Lo curioso fue que estudiamos las fases por las que pasa un grupo desde que se conoce hasta que lloran cuando se despiden, por lo que éramos conscientes de la fase en la que nos encontrábamos en cada momento.

Uno de los días nuestro TC tuvo una pequeña colaboración con el ayuntamiento de Petralia Sottana. En lo alto del pueblo, existe un bonito anfiteatro entre árboles. Y claro, árboles significan hojas. Y muchos árboles, muchas hojas. ¡Así que se necesitaban muchas manos para recogerlas todas! Pero había un pequeño truco: Las labores de limpieza se convirtieron en una pequeña actividad práctica encubierta.

Una de las personas del grupo tenía una tarea que parecía sencilla pero no lo era tanto: escaquearse del trabajo. Y claro, teniendo en cuenta que dimos una clase sobre estereotipos… le tocó al español hacer honor a la cultura de la siesta por el bien del grupo.
¿Para qué? Para ver cómo afrontar a una persona que elude sus responsabilidades,  aprender cómo podemos hacer que entienda que es por el bien grupal o gestionar nuestros sentimientos ante el hecho de una persona que se antepone a sí misma.

El resto de días fue todo menos abrupto -Las miradas matan y cuando uno está sentado delante de diecinueve personas limpiando…- pero no menos interesante. Concursos de construcción con tetabricks de zumo que esconden una actividad de trabajo en equipo, reportajes televisivos, introducción inmersiva en nuevas culturas. En resumen, una delicia.

¿Y qué valoración se puede hacer de este training course? No puedo hablar por los demás, pero para mi ha sido una semana que me ha cambiado la vida. Puede sonar a tópico, pero hablo con el corazón en la mano. No sólo he adquirido habilidades para trabajar en equipo, también he aprendido a estar mejor conmigo mismo. A no juzgar y a que no todo es blanco o negro. Una nueva familia en sólo una semana.

Iván Romero